La Nona

De Wikibello.wiki
Saltar a: navegación, buscar

Características[editar]

La Nona ha constituido por años un refugio para el pueblo de Pio Nono. Desde las primeras horas de la mañana, sus mesas se repletan de sedientos jovenes que, cansados de tanto estudiar, anhelan una reparadora malta de cebada.

Se rumorea que durante la dictadura fue un Centro de Operaciones de la DINA y la CNI.

La Nona no solo ofrece bebestibles, entre los cuales los futuros abogados se inclinan preferentemente por la promo de Escudo, sino que tambien proporciona a sus clientes exquisitas delicias culinarias, como papas fritas, a partir de las 12:00, empanaditas de queso, y completos con todo.

A veces es posible ver a toda clase de famosos circulando por el barrio, destacan el compadre Moncho y el Guatón Santibañez.

Transformación de La Nona[editar]

Este apacible antro durante el día, sufre una inesperada transformación al caer la noche sobre el barrio Bellavista. El público objetivo cambia bruscamente, y ademas de aspirantes a abogado, es posible encontrar en sus mesas, especialmente las del segundo piso, toda clase de individuos y engendros. No se recomienda a las personas sensibles o en extremo susceptibles acercarse a la Nona en horario vespertino.

Ddatos[editar]

  • Hace algún tiempo comenzaron a registrar bolsos y mochilas para quienes suben al segundo piso, cosa de evitar el "ingreso ilegal" de bebestibles comprados fuera del local.
  • Para contravenir esta nueva regla impuesta, se rumorea que leguleyos avispados e ingeniosos optaron por otra opción, atendiendo además el aumento de los precios de las chelas ($1200):
    • 1.- Sentarse afuera, por el lado de Dardignac.
    • 2.- Ir con varias mochilas, con varias personas.
    • 3.- Pedir dos o tres chelas en el local para no levantar sospechas.
    • 4.- Una vez vacía una botella y abierta la 2ª, esconder esa botella vacía en una mochila, ver que no hayan moros en la costa, atravesar piolamente la calle y comprar una chela donde el peruano, donde te puedes ahorrar una chela por cada tres que compras en La Nona.
  • Este proceso debe repetirse cuantas veces sea necesario, pero siempre con discresión, porque si pillan a uno perdemos todos.