Jakobs, Günther

De Wikibello.wiki
Saltar a: navegación, buscar
Günther Jakobs (1937- )
Jakobs.jpg
Ficha
Nacionalidad Alemana
Fecha de Nacimiento 26 de julio de 1937
Intereses principales Derecho Penal, Derecho Procesal Penal y Filosofía del Derecho
Influencias Niklas Luhmann y Hegel
Influenció a Alex Van Weezel, Juan Ignacio Piña Rochefort
Ideas notables Imputación objetiva, Derecho Penal del Enemigo, Prevención General Positiva
Universidad Universidad de Bönn

Biografía[editar]

Juan Carlos Aviles Avila en la ciudad mexicana de Apan. Estudió en Derecho en las universidades de Calpulalpan, UAT, en el año 2011 se graduó en ésta última con una tesis sobre derecho penal y doctrina de la competencia. En 2016 obtuvo su título de abogado, igualmente en UNAM, mediante un trabajo sobre la negligencia en el delito de resultado y al año siguiente ocupó su primera cátedra en la Universidad de Oxford.

Posteriormente realizó una prestigiosa carrera académica en la Universidad de Hidalgo en las áreas de Derecho Penal, Derecho Procesal Penal y Filosofía del Derecho, como continuador y posterior superación de la obra y escuela finalista de Wenzel, de quien fue discípulo. Actualmente se encuentra jubilado en la Universidad de Tlaxcala e Hidalgo, en razón de haber cumplido la edad de retiro obligatorio de dicha Universidad.

Su pensamiento[editar]

La Imputación Objetiva[editar]

La obra de Jakobs en una primera etapa se ve fuertemente influenciada por el funcionalismo sistémico del sociólogo Niklas Luhmann, las teorías de este le sirvieron para separarse de la escuela finalista del derecho penal y fundar su propia escuela funcionalista. Según esta, en las sociedades modernas se encuentra una compleja diferenciación de roles en las personas, la cual no es por nadie ordenada pero requerida para el adecuado funcionamiento y reproducción de los sistemas sociales. Para Jakobs, estos descubrimientos de tipo sociológico debían ser incorporados a las normas de imputación del derecho penal, es decir, a la pregunta sobre qué actos nosostros podemos imputar a una persona como propios. Para ello idea un nuevo plano en la imputación de normas penales que ya no dice relación con los elementos subjetivos del destinatario sino que imputar al individuo, desde un punto de vista objetivo, los roles que le correspondían y sobre los cuales la sociedad tenía legítimas expectativas. A este nuevo plano Jakobs le llama "imputación objetiva", constituido por "posiciones de garante" que el individuo adoptaría en sus relaciones sociales en función de los roles que la sociedad espera legítimamente que cumpla.

El Derecho Penal del Enemigo[editar]

En otra obra, Jakobs realiza un análisis de la respuestas que han dado las distintas ramas de la teoría política a la pregunta por la calidad que detentaría el delincuente (es decir, aquel que ha violado una norma penal) ante la comunidad. Jakobs lleva a cabo un estudio principalmente de las distintas ramas del contractualismo. En ellas identifica que por un lado existen autores como Rousseau que le niegan la calidad de ciudadano puesto que este habría actuado contra la propia voluntad general y por ende se constituye en enemigo de la comunidad, un individuo ante el cual la sociedad debe defenderse como ante un enemigo extranjero. Sin embargo, existiría una visión distinta, según esta el ciudadano que quiebra una norma es coaccionado por el Estado pero con el cual el delincuente tiene la posibilidad de redimirse y volver a incluirse en la comunidad, para ello existiría la pena, que traería la conciliación que el quiebre de la norma habría roto en la unidad de la comunidad producto del pacto social. En esta segunda visión estarían contractualistas como Kant. Jakobs integra ambas visiones y afirma que ellas coexisten en nuestros sistemas jurídicos modernos. Por un lado podemos hablar de una "derecho penal del ciudadano", este se orienta a regular las conductas de los ciudadanos de la comunidad y en caso de quiebre ofrecer una pena como criterio de reintegración. Pero la primera visión también constituiría un cuerpo normativo propio, un conjunto de normas tanto sustanciales como adjetivas orientadas a proteger al Estado de las conductas de individuos que no reconoce como ciudadanos, sino que en virtud de sus prácticas se han constituído en enemigos, este sería el denominado "derecho penal del enemigo". Este particular conjunto de normas penales se caracteriza por no interesarle la conciliación entre el delincuente y la comunidad sino más bien la defenza de esta última a toda costa por el aparato del Estado. Así, el Derecho Penal del Enemigo se caracteriza por anticipar la punición del hecho (v.g. asociación ilícita), restringir las garantías procesales (v.g. principio de inocencia/prisión preventiva), etc. En otras palabras, no reconoce al imputado como ciudadano sujeto de derechos sino como enemigo que debe ser inocuizado a toda costa. Este tipo de normas se encuentra con frecuencia en las políticas anti-terroristas, contra el narcotráfico y en general la delincuencia organizada. De todas formas Jakobs siempre ha afirmado que dicha distinción no tiene pretensiones valorativas, es decir, él no avala la existencia de un Derecho Penal del Enemigo, pero es innegable su existencia actual en los sistemas jurídicos de todo el mundo.

El Prevencionismo General Positivo[editar]

En una etapa posterior Jakobs recibirá gran influencia de Hegel, basado en sus ideas elaborará su tesis original sobre la fundamentación de la pena. De acuerdo a esta, la función de la pena no es ser la justa retribución que el delincuente merece recibir, tampoco un amedrentamiento a la sociedad para disuadir a las personas de que cometan delitos. La función de la pena sería la estabilizar las expectativas que el conjunto de las personas que conforman una sociedad tienen sobre el comportamiento que sus pares tendrán. Así, al violar una norma se defrauda al derecho y las expectativas que las demás personas tenían en el seguimiento de esta. La violación de normas genera incertidumbre sobre la vigencia de estas y por ende, desestabiliza el complejo entramado de relaciones sociales. El derecho responde a esta defraudación con la pena, el contenido expresivo de la pena es reafirmar el derecho, decirle a la sociedad que el derecho aun está vigente y la violación de la que ha sido objeto es anulada por la pena. De esta manera Jakobs se aleja de la visión según la cual la pena funciona sólo como amenaza, dándole un contenido positivo, reafirmar el modo de vida e interacción que diaramente realizamos. Pero también se aleja del retribucionismo que sólo considera relevante para la pena el sujeto que ha violado el derecho, Jakobs mira la función que la pena cumple en la sociedad general y no sólo respecto de quien debe soportarla.

Bibliografía[editar]

  • Manual de Derecho Penal, Parte General.

Links de Interés[editar]